Tumores de riñón

Los tumores malignos de riñón son muy agresivos y deben ser extirpados mediante cirugía lo antes posible. Lo realizamos mediante cirugía laparoscópica.

Los tumores de la vejiga son muy frecuentes, tienden a reproducirse y a progresar y exigen un seguimiento riguroso.

Diagnóstico de los tumores de riñón

Estos tumores pueden no producir síntomas y crecer descontroladamente. En ocasiones pueden ocasionar hematuria (sangre en la orina) o dolor renal.

En la mayoría de los casos se descubren casualmente al realizar una ecografía abdominal por diferentes motivos (cólico, infección urinaria, dolores abdominales, etc.).

La ecografía es un buen método diagnóstico inicial para detectar la presencia de un tumor en el riñón que puede ser benigno o maligno.

El TAC o Scanner es la prueba radiológica de elección para confirmar la presencia de un tumor de riñón y para orientarnos sobre su benignidad o malignidad.

Tratamiento de los tumores de riñón

El único tratamiento que cura definitivamente un tumor maligno de riñón es la cirugía. Debe realizarse lo antes posible, antes de que el tumor se extienda.

Si el tumor es menor de 4 cm y está situado en la parte externa puede realizarse una exéresis del tumor sin necesidad de extirpar el riñón (nefrectomía parcial).

Si el tumor es mayor de 4 cm o y está situado en el centro del riñón el tratamiento definitivo es extirpar el riñón y los tejidos que lo rodean (nefrectomía radical).

En Instituto de Urología y Medicina Sexual realizamos la extirpación de los tumores renales mediante Cirugía Laparoscópica con excelentes resultados.

Los tumores malignos de riñón son muy agresivos y no responden a la quimioterapia. Con inmunoterapia la tasa de respuestas oscila del 15 al 20%.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información