Prostatitis crónica

La Prostatitis Crónica o mejor llamada Síndrome de Dolor Pelviano Crónico (SDPC) es una enfermedad que se caracteriza por dolor, molestias al orinar y un deterioro importante de la calidad de vida.

Existen diferentes categorías de Prostatitis.

  • Prostatitis Bacteriana Aguda
  • Prostatitis Bacteriana Crónica
  • Síndrome de Dolor Pelviano Crónico. Existen 2 tipos:
  • Síndrome de Dolor Pelviano Crónico Inflamatorio
  • Síndrome de Dolor Pelviano Crónico No Inflamatorio
  • Prostatitis Inflamatoria Asintomática

 Manifestaciones clínicas producen:

I. La Prostatitis Bacteriana Aguda cursa con fiebre alta, intensas molestias miccionales (mucha frecuencia, urgencia y escozor miccional) y a veces dificultad para orinar.

II. La Prostatitis Bacteriana Crónica típica, es poco frecuente y suele cursar con episodios repetidos de Infección Urinaria (frecuencia, urgencia y escozor miccional) y entre los episodios puedes no tener ningún síntoma o presentar una clínica mantenida de Dolor Pelviano Crónico.

III. Los pacientes con Síndrome de Dolor Pelviano Crónico presentan dolor, molestias miccionales y descenso de la calidad de vida. Es una enfermedad muy frecuente.

La Prostatitis Bacteriana Crónica y el Síndrome de Dolor Pelviano Crónico pueden presentar manifestaciones clínicas muy parecidas y el diagnóstico diferencial puede ser difícil.

Diagnóstico del Dolor Pelviano Crónico

Como hemos comentado previamente existen dos categorías:

Categoría IIIA:Síndrome de Dolor Pelviano Crónico Inflamatorio. Se caracteriza por la presencia de una cantidad elevada de leucocitos en secreciones prostáticas, semen y orina postmasturbación.

Categoría IIIB:Síndrome de Dolor Pelviano Crónico No Inflamatorio. No existe una cantidad elevada de leucocitos en dichas secreciones.

El diagnóstico debe basarse en:

  • Una buena historia clínica y tacto rectal realizado por un urólogo con amplia experiencia en patología prostática.
  • Sedimento y cultivo de orina, semen y orina postmasturbación, realizado por un laboratorio experto en microbiología.

En determinados pacientes puede ser aconsejable realizar una ecografía.

En el Instituto de Urología y Medicina Sexual en Málaga somos expertos en el diagnóstico de esta patología y trabajamos con un laboratorio de microbiología que nos ofrece una altísima fiabilidad. Podemos realizar la ecografía en nuestra propia consulta.

El diagnóstico diferencial puede ser difícil ya que la Prostatitis Bacteriana Crónica (categoría II) y el Síndrome de Dolor Pelviano Crónico (IIIA Inflamatorio y IIIB No Inflamatorio) pueden cursar con la misma clínica y es importante establecer claramente la enfermedad ya que el tratamiento es diferente.

Tratamientodel Dolor Pelviano Crónico

Existe un dicho urológico que dice “el mejor tratamiento de la prostatitis crónica es que la trate otro urólogo”. Este dicho refleja la complejidad del tratamiento.

Es importante ponerse en manos de un urólogo con amplia experiencia en este campo que sepa diferenciar con claridad si el paciente presenta una Prostatitis Bacteriana Crónica (categoría II) o un Dolor Pelviano Crónico Inflamatorio (IIIA) o Dolor Pelviano Crónico No Inflamatorio (IIIB).

La Prostatitis Bacteriana Crónica se trata con antibióticos que penetren adecuadamente en próstata mantenidos durante un mes.

El Síndrome de Dolor Pelviano Crónico Inflamatorio suele tratarse con la triple asociación de (antibióticos, antiinflamatorios y alfabloqueantes).

El Tratamiento del Síndrome de Dolor Pelviano Crónico No Inflamatorio es muy difícil y decepcionante. Se han utilizado múltiples tratamientos: triple asociación (antibióticos, antiinflamatorios y alfabloqueantes), masaje prostático, acupuntura, neuromodulación, hipertermia, laser de próstata, inyección de toxina botulínica, etc.

Recientemente se han publicado importantes trabajos con la aplicación de Ondas de Choque de baja energía. Se aplican a nivel del periné (entre los testículos y el recto) y penetran hasta la próstata, tejidos peri prostáticos y músculos que rodean la próstata y el periné ofreciendo buenos resultados.La persistencia del dolor, molestias miccionales, deterioro de la calidad de vida y el fracaso de diferentes tratamientos ocasiona al paciente una continua sensación de enfermedad.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información