Infertilidad de pareja

La fertilidad masculina ha empeorado en los últimos años. Varios estudios han demostrado que el número y la movilidad de los espermatozoides han disminuido progresivamente.

La obtención de un embarazo es cosa de dos: mujer y hombre. En el Instituto Urología y Medicina Sexual creemos que en toda pareja con problemas de infertilidad es fundamental el estudio adecuado del varón por un andrólogo experto en infertilidad.

Estudios muy recientes sugieren que un varón con infertilidad tiene más probabilidades de presentar un tumor de testículo y aconsejan un estudio y seguimiento del hombre con infertilidad.

Causas producen infertilidad en el varón

Como acabamos de exponer, primero el espermatozoide debe de formarse en el testículo, luego capacitarse y atravesar toda la vía seminal del hombre, luego depositarse en vagina y desde aquí ascender hasta la trompa para fecundar al óvulo.

En este proceso existen múltiples causas y enfermedades que pueden producir un descenso del número o de la movilidad de los espermatozoides, o bien, enfermedades que han obstruido la vía seminal y no permiten el paso de los espermatozoides.

Voy a resumir las causas más frecuentes de infertilidad masculina:

Los testículos no producen espermatozoides o producen muy pocos.

  • Hipogondismo testicular (mal desarrollo de los testículos).
  • Hipogonadismo de causa cerebral (Hipófisis-Hipotálamo).
  • Ausencia de testículos (Anorquia).
  • Ausencia de células germinales (Sertori)
  • Alteraciones genéticas (Klinefelter, Steiner…)
  • Anomalías de descenso testicular (Criptorquídea).
  • Radioterapia cerca de testículos.
  • Quimioterapia     
  • Torsión testicular.
  • Orquitis     
  • Parotiditis (paperas) en la adolescencia o de adulto.

Los testículos producen espermatozoides pero una obstrucción de la vía seminal impide su salida.

  • Ausencia congénita de la vía seminal.
  • Vasectomía     
  • Cirugía de hernia inguinal.
  • Epididimitis     
  • Obstrucción de los conductos eyaculadores.
  • Prostatitis      

Los espermatozoides no se mueven adecuadamente.

  • Infección de la vía seminal.
  • Varicocele (ver apartado de varicocele).
  • Tóxicos: marihuana, tabaco, alcohol..
  • Drogas: heroína, metadona, etc...
  • Stress      
  • Insecticidas, pesticidas, herbicidas.
  • Múltiples medicamentos.
  • Calor elevado.

Los espermatozoides no se depositan en la vagina.

  • Impotencia que no permite la penetración vaginal.
  • Eyaculación precoz (antes de penetrar en vagina).
  • Eyaculación retrógrada (el semen se va a la vejiga y no sale por el pene).
  • Ausencia de eyaculación.

Esta lista es muy larga, pero es solo un resumen de las múltiples causas de infertilidad masculina.

Por lo tanto, si hay tantas causas que pueden producir infertilidad masculina, ¿no crees fundamental el estudio de varón de toda pareja que no consigue tener hijos? Nuestra respuesta es un SÍ rotundo.

Tratamientos que existen para la infertilidad

El tratamiento depende de las causas de la infertilidad detectadas en el hombre o en la mujer. Por ello, es importante un tratamiento coordinado entre el ginecólogo y el andrólogo.

El varicocele es la causa más frecuente de infertilidad masculina, y en estos casos una cirugía sencilla, bien realizada, ofrece excelentes resultados. (ver apartado varicocele)

La infección seminal requiere un tratamiento antibiótico y un déficit hormonal exige un tratamiento específico.

Si existe obstrucción de conductos deferentes (cirugía hernia inguinal o vasectomía), la microcirugía (vaso-vasostomía) ofrece excelentes resultados. (Ver apartado reversión vasectomía).

Si existe un problema de impotencia, incurvación del pene, o alteraciones de la eyaculación, plantearemos el tratamiento específico para cada problema.

Existen múltiples factores que afectan a la fertilidad: tóxicos, medicamentos, calor, estrés, etc. Una adecuada corrección de estas causas puede mejorar considerablemente la calidad del semen y aumentar la posibilidad de embarazo.

En parejas que no encontramos causa que justifique la infertilidad, o causas no tratables, un planteamiento coordinado entre el ginecólogo (factor femenino) y el andrólogo (factor masculino), y en asociación con una unidad de reproducción asistida nos permitirá ofrecer a cada pareja el tratamiento más apropiado.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información