Disfunción eréctil. Impotencia masculina

Disfunción eréctil o impotencia

La impotencia, o lo que los médicos preferimos llamar, disfunción eréctil, es un problema común, que afecta a aproximadamente al 20% de los varones (1 de cada 5).

La disfunción eréctil puede ser una señal de alarma de enfermedades del corazón. Es un problema que puede presentarse a cualquier edad aunque es más frecuente a partir de los 40 años.

La sexualidad en el hombre es un aspecto fundamental de la vida y los problemas de la sexualidad pueden afectar seriamente a las relaciones profesionales y de pareja.

¿Qué es la disfunción eréctil?

La disfunción eréctil o impotencia masculina es la incapacidad para mantener la erección lo suficientemente rígida para permitir una relación sexual satisfactoria.

La disfunción eréctil (o DE) puede ser una incapacidad total para lograr una erección, una capacidad inconsistente para hacerlo, o una tendencia a tener solamente erecciones breves. Estas variaciones hacen difícil definir la DE y calcular su incidencia

¿Es muy común la disfunción eréctil?

Todos los hombres pueden tener problemas para alcanzar la erección en algún momento de sus vidas, especialmente cuando están cansados, sufren estrés o están bajo los efectos del alcohol o padecen una enfermedad grave.

En nuestro país, la disfunción eréctil afecta al 19% de los hombres entre 25 y 70 años. Esto supone que más de dos millones de españoles presentan impotencia.

La frecuencia de la disfunción eréctil aumenta con la edad y afecta al 14% de los varones de 40 a 49 años, al 25% de hombres de 50 a 59 y al 49% de 60 a 69 años.

¿Por qué se produce la disfunción eréctil?

El pene consiste en dos columnas de tejido eréctil que se denominan cuerpos cavernosos (producen la erección) y un conducto (uretra) por donde sale la orina. Durante la erección, este tejido eréctil se rellena de sangre, el pene aumenta de tamaño y se vuelve rígido.

Causas de la disfunción sexual o impotencia

  • La edad del paciente.
  • La causa más común de Disfunción Eréctil es el daño a los nervios, a las arterias, a los músculos lisos y a los tejidos fibrosos, a menudo como resultado de una enfermedad.
  • Una cirugía en el pene puede provocar lesiones en los nervios y arterias.
  • Los medicamentos como los recomendados por especialistas médicos para otras patologías tales como: la presión arterial, antihistamínicos, antidepresivos, tranquilizantes, supresores del apetito y cimetidina pueden causar disfunción sexual como efecto secundario.
  • Factores psicológicos, tales como el estrés, la ansiedad, la culpa, la depresión, una baja autoestima y el miedo a no desempeñarse en el coito, son  patologías que se dan del 10% al 20% de los casos de disfunción eréctil.
  • El tabaco es otro factor  que afecta el flujo sanguíneo en las venas y en las arterias.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información