Cólicos de riñón

El cólico nefrítico o cólico renal agudo o cólico de riñón se caracteriza por un dolor intenso que empieza en un riñón y puede acabar en la ingle, es un dolor repentino de gran intensidad que se produce generalmente por la presencia de cálculo en el conducto que va desde los riñones hasta el tracto urinario cercano a la uretra. Los cálculos o piedras se forman cuando la orina está demasiado saturada de cristales de calcio y oxalatos (en un 80% de los casos). El cólico de riñón es conocido como el dolor más intentos que existe, incluso más intenso que el del parto.

La dieta es uno de los factores más determinantes, sin olvidar los causados por factores genéticos, metabólicos y los producidos por medicamentos.

Diagnóstico

Para diagnosticar el cólico nefrítico primero se pide un análisis de orina el cual nos detallara si la orina está acompañada de hematuria macroscópica o microscópica. Es esencial realizar una ecografía de la cavidad abdominal. Para una evaluación más precisa de las vías urinarias, también puede ser una urografía, que es un examen de rayos X con contraste o realizar una  pielografía retrógrada, en el que se llena la vejiga de contraste y se observa el vaciado del mismo. Cuando el cálculo sale, se debe colar la orina y conservar, y analizar dicho cálculo para determinar su tipo.

Tratamiento

El tratamiento se realiza normalmente  a través de la hidratación. Tradicionalmente, se recomienda compresas tibias sobre la espalda del paciente, aunque son recomendaciones no verificadas científicamente. El tratamiento farmacológico incluye la administración de agentes espasmolíticas como la Butilescopolamina y analgésicos como el Metamizol. Actualmente la hidratación generosa es controvertida, ya que un aumento de la diuresis ante una obstrucción, puede llegar a producir la ruptura de la vía urinaria por una excesiva distensión. Por otro lado, actualmente es sabido que el dolor que produce un cólico nefrítico no es tanto por el aumento del tono muscular del uréter, sino por la distensión que se produce proximalmente a la obstrucción. Así pues, los tratamientos espasmolíticos nos serán de poca utilidad y además disminuirán el peristaltismo que, de forma natural, intenta la expulsión del cálculo renal.

Los tipos de tratamiento dependen de donde este localizada la piedra e incluyen

  • La litotripsia extracorpórea que consiste en ondas de choque que fragmentan la piedra desde el exterior del cuerpo con ultrasonido o bien la destrucción.
  • Endoscópica ureteral  que consiste en extraer con las pinzas o un colector especial.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información