Cirugía del pene

Cuando hablamos de cirugía del pene, estamos refiriéndonos al alargamiento y engrosamiento de pene, es decir aumentar el tamaño del pene.

El alargamiento de pene se puede realizar de dos formas distintas:

      Usando un aparato extensor que se lleva durante un mínimo de diez horas al día y una duración de tres meses. Gracias a este aparato el pene gana unos centímetros más. Es recomendable que no se use el aparato las diez horas seguidas. También este tratamiento se suele usar para la curvatura del pene, pero este requiere más meses.

      Si lo que busca el paciente es mayor longitud y más rápido es aconsejable la combinación del aparato con una intervención quirúrgica que libera los aclajes del pene. Este tipo de intervención se realiza con anestesia local y no necesita ingreso en hospital. Se trata de seccionar el ligamento suspensorio que une el pene al pubis desde una pequeña incisión situada dentro del vello púbico.

      Otras alternativas complementarias para conseguir un alargamiento “óptico” son la liposucción del pubis para desenterrar el pene o la realización de una z-plastia en la membrana que une el pene a los testículos.

El engrosamiento puede realizarse de tres formas:

  • Mediante la realización de un lipoimplante (se realiza un relleno con la propia grasa del paciente).
  • Mediante injertos de dermis y grasa.
  • Mediante el uso de un sustituto de dermis ya fabricado (Permacol® o Aloderm®).

El engrosamiento y el alargamiento quirúrgico se pueden realizar conjuntamente para optimizar todavía más el incremento de volumen. En casos que el tamaño del pene tenga dimensiones inferiores a la normalidad, esta asociación es la más recomendable.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información